¿Quién dijo miedo?

Blog - No tener miedo

Sé un valiente

El instinto natural cuando tenemos miedo es evitar aquello que nos lo genera. Sin embargo, muchos de nosotros nos damos cuenta de que evitar los miedos no funciona. Cualquier cosa que intentas evitar simplemente se intensifica llegando a generar sensaciones, pensamientos o emociones que hacen muy difícil concentrarse en algo distinto. Además de que, evidentemente cuando evitas algo, ese algo permanece sin hacerse, lo cual genera una serie de consecuencias negativas por sí mismo como la sensación de que el miedo es más grande que tu quitándote todo el poder que puedes tener en ti.

Por el contrario, hacer algo que te da miedo te inspira para generar resultados extraordinarios y lo que es aún más importante, te empodera.

Hacer aquello que te da miedo te inspira a lograr resultados extraordinarios, y lo que es más importante, te empodera.

Sentir miedo es algo que aplica a todo el mundo. Todos, incluso aquellos famosos más reconocidos tienen miedo.

El actor, director, comediante y no sé qué más, Chris Rock dijo:

Tienes que asustarte. Cuando hice esa película no hace tanto tiempo, me sentía como, oh… mierda, esto me asusta. Estoy totalmente fuera de mi zona de confort. Pero es en esos momentos cuando vas a aprender más. Dirigiendo, también: ¿Qué leches iba a hacer yo dirigiendo algo? ¿Sabes a lo que me refiero?. Me asustaba e hice algunas cosas que daban pena. Pero aprendes más de joder cosas que de hacer cosas exitosas, desafortunadamente. Y la equivocación, si no dejas que te gane, es lo que te alimenta para el éxito futuro.

Personalmente no he experimentado el éxito de este señor, pero sí que puedo decir que han sido mis mayores miedos los que me han dado más satisfacciones.

En el libro Resilience: The Science of Mastering Life’s Greatest Challenges que quiere decir algo así como, «Resiliencia: La ciencia para dominar los grandes retos de la vida», los autores hablan de los aspectos que han aprendido de sus investigaciones y que comparto aquí basándome en otro post:

1.     Sé un optimista.

Mirar la parte buena te mantiene en movimiento, y no hablan de mirar la vida con unas gafas de color de rosa. Nos dicen que las personas resilientes que tienen que sobrevivir en las situaciones más difíciles y además llegar a sus objetivos, siempre dan más valor a lo positivo teniendo una visión realista del mundo.

Si eres positivo tienes parte de la batalla ganada.

2.     Enfréntate a tus miedos

Sólo hay una forma real de manejar tus miedos y es enfrentarte a ellos. Cuando evitas cosas que te dan miedo te asustas más, pero cuando te enfrentas a ellos se hacen más débiles. Además, los miedos también te ayudan porque te dan avisos y te guían. Nos sirven para mantenernos conectados al suelo, y además nos valen como plataforma para seguir creciendo, ser más valientes y mejorar nuestra autoestima.

Con frecuencia tengo miedo, pero estoy convencida de que voy a aprender de ello y me haré más fuerte.

3.     Valora moral y conscientemente.

Piensa en otros, piensa en ti. Te encontrarás con situaciones difíciles en el proceso, piensa siempre en los demás y en ti. Lo que se siembra se recoge. Tener una guía de lo que es correcto o incorrecto para ti te fortalecerá en aquellos momentos de estrés extremo a lo largo del proceso. Altruismo, ponerte al servicio de otros sin esperar recibir, mientras te respetas a ti son pilares importantes que te pueden fortalecer en momentos difíciles.

4.     Ama lo que haces.

Cuando amas lo que haces, cuidas el proceso con cuidado y espero. Fluyes de forma más fácil y eso se nota también en los resultados. Ama y entrégate sin limitaciones. Sé generoso con lo que te mueve.

5.     Crea tu comunidad.

Busca tu espacio donde puedas ser tal y como eres, tus amigos, tu familia… Son clave cuando las cosas se complican. Algunos prisioneros aislados en Vietnam encontraron que dar pequeños golpes en la pared que el compañero de prisión de al lado pudiera oír y responder les hacía sentirse acompañados. Nunca estás solo. Siempre hay quien puede acompañarte en tu camino. La conexión con otros hace que la mente funcione bien y además genera oxitocina que ayuda a calmar la mente y reducir el estrés.

Da y recibe ayuda.

6.     Busca modelos a imitar.

Busca personas cuyos comportamientos, creencias o actitudes te inspiren. A veces es difícil encontrar a personas a quienes querer imitar y eso está bien. Pero siempre puede haber cosas positivas que quieras imitar, o toma como referencia aquellos modelos negativos que no quieras imitar, ser o hacer.

7.     Ejercicio físico.

Cuida tu cuerpo, hará tu mente más fuerte. Al parecer esto es aún más importante para personas que son más frágiles emocionalmente. El estrés del ejercicio nos ayuda a adaptarnos al estrés al que nos enfrentaremos cuando la vida nos reta.

8.     Mantén tu mente fuerte.

Sigue creciendo mentalmente, aprende a aprender y adáptate a nueva información del mundo.

9.     Sé flexible.

Todos tenemos una forma de manejar las dificultades, pero si tenemos más variadas formas de manejar situaciones estresantes mucho mejor. El humor también nos ayudará.

10. Encuentra sentido en lo que haces.

Si haces hago que tiene una misión y propósito en la vida será más fácil moverte hacia delante cuando lleguen tiempos difíciles. No tengas sólo un trabajo ten un propósito.

 

En resumen, el ser humano es capaz de hacerse más grande frente a las situaciones difíciles, aprendes y te das cuenta que tienes muchas más opciones dentro de ti de lo que jamás habías pensado. Cuando tú te mueves y confías poniendo la energía en que las cosas sucedan, el sistema se moviliza y suceden. Me doy cuenta de que me he arrepentido mucho más de aquello que, aunque pequeño, no he hecho porque me asustaba, que de lo que he hecho con miedo e incluso si no ha salido del todo como yo deseaba que saliera. Uno nunca sabe que va a pasar, y ese el valor de la vida.

Recuerda, puedo ser más vulnerable de lo que creí, pero más fuerte de lo que jamás nunca imaginé.

Confía, movilízate, crece y ponte al servicio de algo más grande que tú.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *