Guía Plenicidad para los super ocupados: 5 simples formas de practicar mindfulness

Frecuentemente la gente dice “Me encantaría practicar mindfulness pero estoy tan ocupado que no encuentro el tiempo”.

Practicar Mindfulness, no implica añadir una tarea más en el calendario ya repleto de actividades que tenemos, si no integrar en nuestras vidas una forma diferente de hacer que tiene más que ver con ser. Jan Chozen Bays dice que hacer mindfulness en nuestra vida es más parecido a un juego de dibujar uniendo puntos. ¿Recordáis cuando de pequeños hacíamos esos dibujos donde cada punto o cada área tenía un número y cuando seguías uno a uno los números salía una imagen nueva?

Crayons Color Book Children Coloring Book Coloring

Se puede empezar con pequeñas cosas que se hacen durante un tiempo, hasta que se convierta en un hábito. Entonces, añades otra pequeña semilla para de este modo integrar, gradualmente, la habilidad de estar presente y consciente en más y más momentos de tu vida.

Aquí tenéis las 5 simples formas de practicar mindfulness en nuestra vida:

  1. Cuando comes, simplemente come.

Sería ideal comer al menos una comida al día, en la que cuando estés comiendo, simplemente comas. No hagas otra cosa a la vez. Siéntate, saborea cada bocado de comida, mastica la comida tanto como sea necesario, abre todos tus sentidos a ese momento, a los colores, a las formas, la textura, el olor, la sensación en tu boca, escucha los sonidos cuando comes y bebes…

También puedes hacer este ejercicio con un solo alimento, como por ejemplo saboreando, observando el color, la textura en las manos.. de un trozo de chocolate.

¿Cómo recordarlo? Ponte una pequeña nota en la mesa que utilices para comer.

20140329_151605

2.  Esperando.

Cada vez que te encuentres esperando, por ejemplo en la caja del supermercado para pagar tu compra, esperando a alguien que llega tarde, esperando a que tu ordenador arranque, o a que te atiendan para llevarte a la mesa del restaurante en el que vas a comer…  Hay varios ejercicios que puedes hacer.

Puedes llevar la atención a la respiración, haciendo 3 respiraciones profundas que relajen tu cuerpo. Nota donde está tu respiración en ese momento (en el pecho, en la tripa…) y observa tus sensaciones y como éstas cambian.

También puedes llevar la atención al espacio que te rodea, las formas, colores, olores, o a los sonidos que hay a tu alrededor.

Cuando te notes enfadado por tener que esperar, puedes recordarte: “¡Genial!, ¡tengo la oportunidad de practicar un poco de mindfulness!”

¿Cómo recordarlo? Puedes ponerte una letra E de Espera en los lugares a los que miras cuando estás esperando como tu móvil, tu reloj o tu ordenador.

  1. Sólo 3 respiraciones

Cuantas veces puedas en el día da un poco de descanso a tu mente. Durante el tiempo que duran tres respiraciones profundas pide a tu pepito grillo que esté un poco en silencio. Es como parar la radio de tu cabeza por unos minutos. Abre tus sentidos y simplemente quédate atento al color, olor, sonidos o tacto.

¿Cómo recordarlo?  Ponte post-its por casa con el número 3, añade alarmas a tu teléfono móvil para que suene en diferentes momentos del día o descárgate alguna aplicación para que te lo recuerde (hay una que se llama Mindfulness bells que te podría resultar interesante.

  1. Estudia la alegría

Conforme estás en tu día, presta atención a la alegría. ¿Cómo notas la alegría en ti y en otros? ¿Dónde es la alegría más evidente? ¿Cómo se expresa la alegría de una forma menos marcada? ¿Cómo se expresa de una forma muy marcada? ¿Cuánto dura esa sensación?…

¿Cómo recordarlo? Ponte fotos de personas felices en casa, en tu lugar de trabajo. Ponte frases en post-it que te generen alegría.

Lifestyle Way Of Life Jump Dance Joy Live

  1. Agradece

Para a lo largo del día e identifica cosas por las que estás agradecido en este momento. Podría ser algo sobre ti, sobre otra persona, sobre tu entorno, por las sensaciones que tienes, por lo que estás haciendo, o sintiendo. Sé curioso, investiga todo aquello por lo que estar agradecido, incluyendo aquello que damos por supuesto. Desde el aire que respiras, la magia de encender la luz, por tus seres queridos, todo aquello que puedas apreciar aquí y ahora.

¿Cómo recordarlo? Ponte notas que digan agradece en cualquier lugar que te lo pueda recordar, en casa, en tu mesa de trabajo, en la puerta del frigorífico….

Para mí, la noche es mágica y doy gracias antes de dormir por el momento y como revisión a lo que ha sucedido en el día.

En definitiva, hay muchas opciones para integrar estas prácticas. Una forma de hacerlo es elegir la que más nos apetezca y seguirla durante una semana. Revisa tus descubrimientos, tal vez escribiéndolos al final de esa semana, por la noche antes de dormir… O si quieres integrarlas todas, puedes empezar por la primera de esta lista seguirla durante una semana, e ir rotando cada semana con una nueva práctica.

Estas prácticas son sencillas, pero sencillo no quiere decir fácil. Dadle una oportunidad. ¡Yo esta semana comienzo mi ciclo con la comida!

La felicidad suele colarse por una puerta que no sabías que habías dejado abierta. John Barrymore.

Si os apetece, contadme vuestros progresos. Decidme como os va si o si lleváis estas ideas a la práctica y como os ayudan en vuestro día a día.

¡Seguimos en contacto para vivir momento a momento, aquí y ahora con Plenicidad!

2 comentarios de “Guía Plenicidad para los super ocupados: 5 simples formas de practicar mindfulness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *