¿Qué no es mindfulness?

Blog - Qué no es mindfulness

8 aclaraciones clave

El hecho de que mindfulness cada día se esté imponiendo como una “novedosa” herramienta para facilitar el desarrollo personal, en psicología y cualquier ámbito de la vida, hace que sea cada vez más importante aclarar qué es y qué no.

Puedes encontrar en mi entrada ¿Qué es mindfulness? más información sobre qué es. Pero, aquí tienes las 8 creencias más significativas que era importante para mi aclarar hoy:

  1. Mindfulness NO es una forma de relajación.

Mindfulness se centra en observar donde está la atención para tomar conciencia de lo que nos pasa, cómo nos está pasando y cómo eso se percibe. Las técnicas de relajación tienen como objetivo relajarse, únicamente eso. Aunque se dice que mindfulness ayuda a reducir el estrés, el objetivo de mindfulness en todas sus prácticas no es la relajación. Aunque si hay prácticas que ayudan a ello, su propósito va más allá.

  1. Mindfulness NO sólo se puede practicar con las piernas cruzadas y sentados en el suelo.

Puedes practiar mindfulness sentado en una silla, de pie, caminando, tumbado, mientras estiras tu cuerpo, en el autobús, cuando te lavas los dientes, fregando, conduciendo, trabajando… Mindfulness se puede llevar a distintos momentos de la vida diaria.

  1. Mindfulnes NO es sólo meditación.

La meditación es una parte esencial del mindfulness, pero no consiste en meditar exclusivamente. Mindfulness introduce las denominadas “prácticas informales” que introducen formas de mantener un equilibrio en la vida diaria con uno mismo y con el entorno.

  1. Mindfulness NO es dejar la mente en blanco.

Hay personas que dicen: “intenté meditar 5 minutos pero mi mente no paraba, esto no funciona conmigo.”

“Intenté meditar 5 minutos pero mi mente no paraba, esto no funciona conmigo.”

La meditación requiere práctica y continuidad. Tampoco pretende parar la mente, si no observar lo que hace normalmente, cuando no tiene un observador desde fuera. Lo mismo que si quieres aprender una lengua, un deporte o algo nuevo, la regularidad es clave. Si eres regular, podrás sentir beneficios como la calma mental y paz interior.

  1. Mindfulness NO sustituye el tratamiento psicológico o médico.

Es un complemento en muchos tratamientos psicológicos, aunque no en todos. Y también, puede hacer que determinados procesos médicos, sean más exitosos puesto que es una herramienta de autoconocimiento y autorregulación.

  1. Mindfulness es aburrido, complicado y una pérdida de tiempo.

Preguntarte qué significa para ti el aburrimiento puede ser una buena forma de empezar. ¿Te parece aburrido o una pérdida de tiempo un proceso de autodescubrimiento?. ¿Es una pérdida de tiempo tomar un café con una amiga o leer una novela?

Quitar las expectativas sobre lo que esperas de la práctica es uno de los principios de mindfulness. En cambio, es importante centrarse con ojos de principiante y atender aquello que nos está ocurriendo ahora.

  1. Mindfulness no es una religión.

Mindfulness en principio se podría considerar un método de entrenamiento mental. El gimnasio de nuestro cerebro.

Por tanto, no te aleja de tus objetivos vitales, ni de tu religión. Tiene más que ver con la forma ser y estar en el mundo. Estando presente y disponible. Por suerte estas son unas habilidades que el hombre posee de forma natural pero que pueden entrenarse para disfrutar más de sus beneficios. Por ejemplo, cuando estás disfrutando haciendo algo que te motiva, ese estado de atención es muy similar al estado de atención plena.

De algún modo toda tradición espiritual o religión tiene prácticas contemplativas, guarda silencio y dirige la atención a la experiencia. Esto también sucede en religiones como la cristiana cuando rezamos, en la meditación budista o el misticismo sufí.

  1. Mindfulness requiere demasiado tiempo para sentir sus beneficios.

Sé sincero contigo mismo, ¿no tienes 10 minutos al día para dedicarte a ti?. Seguro que si repasas las últimas 24 horas encontrarás un hueco para centrarte en entrenar tu mente. Los beneficios de mindfulness son inmediatos y a más largo plazo. Puedes comenzar a sentir sus beneficios desde la primera vez que te sientas a meditar. A su vez, cada vez más estudios científicos muestran evidencias de que la meditación tiene profundos efectos psicológicos en sólo semanas de práctica.

Espero que os haya sido de utilidad.  ¡Seguimos en contacto para vivir momento a momento, aquí y ahora con Plenicidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *