Creando Hábitos para la Plenicidad

Somos lo que hacemos repetidamente

A lo largo de mi vida me he hecho cientos, si no miles de propósitos de todo tipo. Ponerme objetivos es algo que siempre he considerado importante para alcanzar esa idea de ser la mejor versión de mi misma. Puede que te preguntes, pero ¿has conseguido alguno de esos propósitos que te hiciste?. Incluso si lo has logrado, ¿te sientes más plena y más feliz ahora?. Pues puedo decir que si y que no…

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto; es un hábito.” Aristóteles

De esta forma Aristóteles nos recuerda que el cambio y el éxito en aquello que emprendemos no viene de la noche a la mañana, si no que por el contrario se requiere que se den una serie de situaciones para pasar de ese punto A al deseado punto B.

Según el diccionario de la Real Academia Española podemos quedarnos con la siguiente acepción para nuestra reflexión de hoy: “Hábito: Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.” Parece con ello que la clave está en la repetición.

El contacto con otras personas que persiguen objetivos personales de cualquier tipo me ha permitido darme cuenta de que, si no conoces quien eres realmente y lo que tu corazón quiere (no tu ego), puedes frustrarte poniéndote objetivos que no alcanzarás.

Para por un momento y piensa:

  • ¿Están tus objetivos teniendo en cuenta lo que tu corazón realmente necesita?
  • ¿Qué tal si mirar hacia dentro se convierte en el principal objetivo?
  • ¿Qué pasa si necesitas ralentizar el proceso para acelerarlo?

No creo que haya una receta para crear hábitos, pero estoy convencida de que hay elementos que facilitan la creación de los mismos.

Escribir diario, meditar, leer, caminar, hacer un poco de ejercicio físico…. Son actos de amor hacia ti mismo, que permiten observar hacia dentro para comprometerte con unos propósitos de vida, que van más a allá de unos objetivos perecederos en el tiempo. Son los pequeños pasos que haces diariamente los que marcan la diferencia.

Es comprometerte con el camino del autoconocimiento, conocer tus valores y lo que realmente te importa. Descubrirte de una forma en que no te habías conocido antes, con curiosidad y sin enjuiciar lo que sucede en tu vida en comparación con lo que otros o la sociedad esperan de ti.

Revisamos hoy los puntos clave para crear hábitos:

  1. Visión macro y los pequeños pasos

El pensamiento abstracto es una forma efectiva para ayudar con la disciplina, lo dicen diferentes estudios sobre motivación. La idea de pensar a lo grande parece ser una buena forma de iniciar el proceso. Tener presente esa idea global permite crear motivadores intrínsecos que son clave para que el hábito permanezca así como la autodeterminación. Será el equilibrio de ese deseo grande, con las tareas que estemos dispuestos a hacer día a día, lo que haga que ese objetivo mayor se convierta en una realidad cada vez más cercana.

Muchos escritores se proponen por ejemplo una cantidad de palabras a escribir diariamente… ¿qué puedes hacer tú?

  1. Crear comportamientos en cadena

Que los hábitos permanezcan es más fácil si los unimos a nuestras rutinas actuales en lugar de luchar en contra de ellas. Nuestro celebro crea pequeños caminos a través de los hábitos y costumbres de nuestro día a día y es más fácil añadir a esa cadena un paso. Lo contrario sería como intentar abrir en la jungla de nuestras conexiones neuronales un camino completamente nuevo. Por tanto, seamos prácticos.

Por ejemplo, en lugar de decir: “voy a meditar”; puedes decir: “cuando vuelva de comer al medio día, antes de comenzar a trabajar de nuevo, voy a hacer una breve meditación de 10 minutos.”

  1. Eliminar opciones

Según estudios sobre autocontrol hay un efecto positivo en tener menos opciones y además activa la iniciativa. Obama por ejemplo decidió ponerse sólo trajes azules o grises puesto que según decía él: “Estoy intentado parar la cantidad de decisiones. No quiero tomar muchas decisiones sobre lo que visto porque tengo muchas otras decisiones que tomar.

Según Harvard Business Review, si quieres mantener la disciplina a largo plazo mira que aspectos de tu vida son menos relevantes y crea rutinas para aquello que quieras potenciar. Si quieres dejar de comer galletas o bolsas de patatas deja de comprarlas, de esa forma no te hará falta tener fuerza de voluntad para no comerlas en casa y tendrás que tomar menos decisiones. Si cambias tu entorno poco a poco y tus horarios, el cambio perdurará más.

  1. Pequeños pasos u objetivos SMART

Si tus pequeños pasos, o objetivos son SMART será mucho más fácil revisar tu proceso para crear hábitos.

SMART es el acrónimo de que te ayuda a crear objetivos y se utiliza en muchos ámbitos, tanto en desarrollo personal como en metodología de manejo de proyectos. Los objetivos deben ser siempre:

Specific – Específicos
Medibles
Alcanzable
Realista
Tiempos (cuando medir)

  1. Refuérzalos.

Crear hábitos nuevos es un proceso frágil. Por ello elimina al máximo posible todo elemento que te pueda hacer decir esto no merece la pena.

Por eso te animo a que desde el amor que te une con ese objetivo o propósito de vida revises aquellos puntos que te harían abandonar el proceso. Por ejemplo, yo me pongo una alarma para dejar de trabajar e ir al gimnasio y otra para recordarme por la noche de que es hora de dormir para levantarme temprano y meditar antes de empezar a trabajar.

  1. El grupo.

Si cambias en compañía de un grupo que está en la línea de tu objetivo general, eso te ayudará a comprometerte con el cambio y lo hará mucho más fácil. Mira con quien vas, ellos pueden ser tu impulso.

Un coach, por ejemplo, también puede ser ese compañero fiel que te acompaña en el proceso…

Los sueños parecen al principio imposibles, luego improbables, y luego, cuando nos comprometemos, se vuelven inevitables. – Mahatma Gandhi

Decidme como os va si o si lleváis estas ideas a la práctica y como os ayudan en vuestro día a día. ¡Seguimos en contacto para vivir momento a momento, aquí y ahora con Plenicidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *