Y tú, ¿Con quién te duchas?

Creo que todos estaríamos de acuerdo en afirmar que la ducha es un momento íntimo, y que no es para compartir con cualquiera, ¿cierto?.  Pues, aunque en teoría eso es así, en la práctica nada está más alejado de la realidad, el 99% de las veces, lo hacemos acompañados.

Me he encontrado a mi misma duchándome con mis problemas, con los jefes, con compañeros de trabajo, con lo que me enfada, con lo que me va a pasar, con lo que me entristece de lo que ha sucedido… e incluso, en algunos casos, con mis sueños y aspiraciones más profundas. Es interesante darse cuenta de esta situación.

Con la vida tan ajetreada que tenemos os invito a probar la meditación en la ducha. Esta puede incluirse en las prácticas que denominamos en mindfulnes como prácticas informales.

La ducha es una de las maneras más sencillas, eficaces y rápidas de relajar el cuerpo y la mente, a la vez que sirve para recargar energía.

Cuando te duches te sugiero que escojas uno o dos de los aspectos siguientes y los observes.

vinilo-ban%cc%83o

  1. Se consciente de que te estás duchando.

Sí, es simple ¿verdad?. A veces te das cuenta de que te estabas duchando cuando estás secándote.

  1. Observa el agua cayendo sobre ti.

Puedes prestar atención a la temperatura, a la cantidad de agua, a la presión del agua sobre tu cuerpo, o a la sensación del agua sobre tu piel.

  1. Huele el gel y el champú, y percibe como lo aplicas.

Tal vez te des cuenta de que empiezas siempre de abajo hacia arriba o de arriba hacia abajo, que coges siempre primero la esponja con tu mano derecha, o cualquier otro detalle.

  1. Presta atención a tus sensaciones corporales.
  2. Observa los pensamientos que acuden a tu mente.
  3. ¿Cómo te secas? Observa tus pensamientos y sensaciones mientras que lo haces.

Poco a poco, puedes elegir más aspectos de tu ducha diaria y prestar atención a cada uno de ellos. La intención es hacer que ese momento tan íntimo, sea un momento que te dedicas a ti, a tu cuidado personal y que incluyas esta práctica en tu ritual diario. Compártelo, sólo cuando tú así lo desees 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *