Lidera y dirige tu vida. Aprender a escucharte activamente y escuchar a otros tiene una clara repercusión. Las decisiones que tomes serán en función de quién eres y de tu propósito de vida. Cuando tu cambias, la percepción de tu entorno también lo hace. “Si puedes formular un deseo, quiere decir que también tienes la capacidad de realizarlo”.