Mejorarás tu relación con el dinero, siendo más consciente de tus ingresos y los gastos. Te hará crecer el hecho de ser un consumidor más consciente en una sociedad de consumo. Encontrarás formas de alcanzar tus objetivos profesionales y generar más recursos para ponerlos al servicio de tu misión. Simplemente, significa tener una vida profesional que esté en consonancia contigo y que te permita generar los recursos que necesitas.